Tras sus últimos escándalos –arresto incluído– la ciudadanía estadounidense parece haberse cansado de Justin Bieber. Más de 100.000 personas han firmado ya una petición para que Bieber sea deportado, una iniciativa cuya ingente popularidad puede hacer que la Casa Blanca actúe al respecto.

Pese a que Justin Bieber anunciara su retiro indefinido de la industria musical, su presencia en los medios de comunicación no ha decaído, sino todo lo contrario. Al ya famoso arresto del cantante en Miami por hacer carreras ilegales bajo los efectos de las drogas hay que sumarle su reciente visita a la comisaría de Toronto, esta vez por un incidente con el conductor de una limusina el pasado 30 de diciembre.

Todo esto ha creado una nube de polémica en torno a la figura del cantante canadiense, residente en Estados Unidos desde 2007. Tanto que un considerable número de estadounidenses ha firmado una petición llamada “ Deport Justin Bieber and revoke his green card” (Deportar a Justin Bieber y revocar su permiso de residencia), que a las 10.45 horas de hoy jueves superaba las 177.000 visitas.

“Él (Bieber) no está solo amenazando la seguridad de nuestra gente, sino que es también una influencia terrible en la juventud de nuestro país”, declara la petición. 

Esta petición no sería relevante si no fuera porque, tras superar las 100.000 visitas, la Casa Blanca está obligada a responder a la petición. Pero pese a la `presión popular, poco puede hacer el Gobierno de Obama al respecto. La legislación actual establece que los no estadounidenses solo pueden ser deportados en caso de ser declarados culpable de un delito que implique “vileza moral” o “delito agravado”, y la Corte Suprema estableció en 2004 que los delitos de seguridad vial no se incluyen en los casos anteriores. Su delito tampoco puede hacer que a Bieber le denieguen la entrada a Estados Unidos en las aduanas de los aeropuertos del país, famosas por otra parte por ser restrictivas y bastante hostiles con los turistas.

La estrella del Pop reside en EEUU con un permiso 0-1, otorgado a cualquiera con “extraordinarias habilidades y logros”. 

Bieber no parece muy arrepentido de sus hechos. Apenas horas después de ser puesto en libertad se le vio en un club de Miami junto a su padre, rodeados de botellas de alcohol. La edad mínima para consumir alcohol en Estados Unidos es, recordemos, de 21, y Bieber tiene todavía 19.

Cuando salió de prisión, el canadiense publicó esta foto en Instagram comparándose a sí mismo con Michael Jackson, lo cual no ha despertado especialmente simpatías entre sus detractores.

 Todo este revuelo le pilla a Bieber en Panamá, donde se le ha visto en compañía de la modelo Chantel Jeffries, su amigo Usher y su mánager Scooter Braun, en lo que parece ser un retiro temporal para reconducir una trayectoria cada vez más llena de polémicas.

Pub.by: Jaime Ojeda

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies