Aunque durante los últimos años es más probable que Akon aparezca antes en conversaciones de negocios y en revistas como Forbes o The Business Insider, hace unos cinco años estaba en la cúspide de su carrera musical y estaba batiendo récords de ventas y números uno, era considerado un trendsetter y uno de los primeros en mezclar música electrónica con hip hop moderno.

Recordemos, Akon saltó a la fama allá por los tempranos 2000. De origen senegalés, la música estuvo muy presente en la vida de Akon ya que su padre fue percusionista de jazz. En 2003, Steve Rifkind CEO de SRC Records, le dio la primera oportunidad de brillar como estrella musical y no defraudó. Al año siguiente de firmar por SRC Records Akon lanzó su single “Locked Up”  que llegó al número 8 de Billboard y su primer álbum Toruble reunían éxitos cómo Lonely Bananza (Belly Dancer) y sirvió de una perfecta introducción para el artista en el mundo del hip hop.

 

Trouble fue la entrada triunfal de Akon a la industria musical de los Estados Unidos. Akon rápidamente se convirtió en uno de los colaboradores más notados durante los años 2005, 2006 y 2007. Durante esos año forma su sello Konvict Muzik, en el cual albergó y lanzó artistas como T-Pain o Colby O’Donis, además fue el arquitecto de una de las mayores estrellas de la música pop del siglo XXI, Lady Gaga. El álbum más exitoso hasta el momento de Akon fue su segundo álbum Konvicted, llegó rápidamente al número 2 de la Billboard y reunía los single Mama Africa, I Wanna Love You (Feat. Snoop Dogg) Smack That (Feat. Eminem). Llegado a este punto Akon estaba en lo más alto del mundo, en el climax de su estrellato, era uno de los artistas internacionales más reconocidos y creó junto con T-Pain la sonada tendencia del Auto-Tune (corrector de voz automatizado) en el hip hop.

 

En 2008 experimentó con la mezcla de música electrónica y hip hop, con la cual consiguió un éxito moderado dejando entrever el declive en su carrera. Akon fue rápido en entender que su futuro en la música estaba acabando y se decidió dedicarse más a los negocios. Akon seguía trabajando sobre otros artistas y comenzó a expandir su sello a otros continentes, como por ejemplo África, fichando artistas como P-Square entre otros que salvo este vivieron un éxito bastante tenue.

En la actualidad las redes sociales y web de Konvikt Musik no están actualizadas, son una tumba con vista a lo que un día fue uno de los conjuntos y sellos más prometedores. Akon se dedica a los negocios internacionales y de vez en cuando recuerda que está trabajando en un álbum nuevo titulado Stadium, del cual hemos escuchado pocos singles aún. Pero no podemos decir que Akon había previsto este futuro, ya lo dijo al inicio de su carrera “I’m a business man first.”

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR