“Ahora tu virilidad se ha ido// y vas a pasar los próximos dos años como un maricón encubierto// 
Siendo usado y abusado para servir como el infierno”. Lo dice la primera canción de Hip Hop que alcanzó fama a nivel mundial, “The Message” de Grandmaster Flash & The Furious Five.

No es, ni mucho menos, el único caso: los Beastie Boys querían titular su álbum debut “No seas maricón”. En 2006, Busta Rhymes terminó una entrevista porque le habían hecho una pregunta sobre homofobia en el Rap.

Pero la cosa siempre puede ir a peor: “Voy y disparo a maricas con una pistola”, “Sodomitas y maricas, muerte para ellos” o “Boom boom! Los maricas deben morir” son algunas de las rimas del rapero jamaicano Sizzla.

O el más conocido DMX, que en “Where The Hood At?” dice “lo último que escuché es que todos esos cobardes estaban teniendo sexo con personas de su mismo sexo, yo no muestro amor a los macarras homo”.

 

 

El Hip Hop ha sido mucho más que música desde que se creó. El Hip Hop se inició como una contracultura, y como tal conllevaba valores y códigos de conducta. Allá por 1980, rapear estaba vinculado a barrios marginales, el graffiti, lucha social, tipos duros, vaqueros anchos, violencia, gorras de béisbol, raza negra, machismo y homofobia.

El Hip Hop, con el paso de los años y el aumento de su popularidad, dejó de ser una contracultura minoritaria. En los 90’s, con el auge del Gangsta Rap, esa actitud de macarrilla estuvo de moda. Pero, poco a poco, de ser un movimiento exclusivo de barrios marginales y negros pasó a ser una cultura global.

Apareció un rapero blanco, Eminem, y una rapera con suficiente talento como para arrasar en los Grammys, Missy Elliott. Los vaqueros anchos y gorras de béisbol se complementaron con los pantalones pitillos de alta costura de Kanye West. Artistas Pop empezaron a incluir versos de raperos en sus canciones.

Y así hemos llegado a una situación actual donde el Hip Hop es un género de masas, lejos ya de su identidad en los comienzos, y por tanto debe promulgar valores adecuados a la sociedad donde vivimos.

La homofobia, sin embargo, no fue tema de debate porque, básicamente, no había nadie decidido a romper con el tabú. Si no hay nadie que alce la voz, la indiferencia que suponía este tema seguía perpetuándose. Hasta que, en 2012, Frank Ocean salió del armario.

No fue el primero en dar un paso adelante -un año antes, en una brillante estrategia de marketing, Lil B tituló una canción “I’m Gay (I’m Happy)”- pero sí la primera voz de peso que intentaba destruir el tabú.

Mediante una carta publicada en su cuenta de Tumblr, en la que narra sus sentimientos experiencias y desengaños amorosos y en particular sobre su primer amor, un hombre, Frank Ocean rompía el hielo.

 

La carta de Ocean.

 

Las reacciones, como no podía ser de otra forma, fueron positivas. “La homofobia es discriminación, no hay diferencia con el racismo. Lo que haga cada persona en su casa es cosa suya, cada uno puede elegir a quién amar”, declaró JAY Z. Su esposa, Beyoncé, fue otra celebrity que manifestó su apoyo a Ocean.

T.I y Kendrick Lamar fueron más escuetos con su “I don’t give a fuck” al ser preguntado sobre su opinión acerca de la homosexualidad, pero igual de contundentes.

Sin embargo, otros artistas han hecho mucho por romper estereotipos sin declararse abiertamente gays. En este sentido, la humanización y la visión del Rap como algo personal/romántico que hizo Kanye West en “808s & Heartbreak”, Drake en “Take Care”, o la propia irrupción en la escena de tipos como The Weeknd o Childish Gambino han contribuido a que se destierre la imagen gangsta del Hip Hop, que ahora es una marca que abarca muchos más temas y orientaciones que antaño.

Ahora el raro no es el que pide la legalización del matrimonio homosexual, sino el que sigue enfrascado en sus pensamientos homófobos. No hay sitio para los Hip Homófobos.

 

La estética de Kanye en “808s & Heartbreak” rompía varios estereotipos.

 

La valiente decisión de Frank Ocean ha inspirado a varios artistas homosexuales que han decidido dar un paso adelante y mostrar abiertamente sus orientaciones sexuales mientras riman.

Hablamos de mujeres como Angel Haze, pansexual; Syd Tha Kyd de The Internet, lesbiana; Azealia Banks, bisexual…aunque bien es cierto que las mujeres siempre han tenido más fácil mostrar sus tendencias sexuales por el hecho de ser mujer, lo cual habla también del machismo en esta atmósfera.

 

 

Pero también hablamos de tipos como Mykki Blanco, Zebra Katz, Cakes Da Killa, Big Freedia -quizás el primer transexual- o Le1F, a día de hoy metidos en el círculo underground, pero quién sabe si mañana serán las futuras estrellas.

 

 

Mykki Blanco, quizás el más famoso, ha sabido reconvertir el tabú de la homosexualidad en su mejor carta de presentación, creándose una identidad transgresora, original, rebelde, quizás chocante, pero que no te deja indiferente. Tal y como sucede con el personaje de Omar, un gangster gay y negro en la aclamada serie The Wire, esa actitud y carácter subversivos -son gays y son thugs- llaman la atención de la audiencia.

 

 

Rapear hoy en día no es solo una forma de ser, sino más bien el canal donde cada uno expresa sus preferencias. Los Hip Homófobos, o seguidores del Hip Hop que destilan homofobia, están fuera del negocio. Sin embargo, hay todavía mucho por hacer. La verdadera igualdad no está en que respetemos las inclinaciones de los demás, eso es solo el primer paso.

La igualdad absoluta llegará cuando nos de tan igual si un rapero es gay o hetero que ni siquiera reparemos en eso. Al igual que vemos normal que una mujer sea nuestra jefa o que un tipo negro, amarillo, verde o rojo tenga los mismos derechos que los demás, algún día -más pronto que tarde- los raperos gays serán parte de lo que consideramos “normal”.

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies