El día 17 de septiembre 2015 será durante mucho tiempo recordado en Barcelona por haber hospedado en la ciudad un evento más que único. Estamos hablando de la Boiler Room, patrocinada por la conocida marca de whisky Ballantine´s.

Para los que aún no lo sepan, Boiler Room es una plataforma musical en la que se recogen las sesiones live de los mejores djs del actual panorama electrónico mundial. Estos eventos son siempre muy exclusivos, tanto por los artistas invitados y las sesiones que preparan para la ocasión; como por la localización, siempre muy rebuscada a la vez que acertada. Además, para hacerlo aún más exclusivo, el aforo es muy limitado, solamente para aquellos pocos afortunados que reciben una invitación. Y, adivinad ¿qué? He sido una de esas personas afortunadas que ha recibido una invitación para asistir.
Sin embargo, cierto es también que esta vez la promoción del evento y por lo tanto su asistencia, han ocurrido de una forma especial: a través de Facebook, hace aproximadamente un mes, se lanzó un sorteo mediante el que se repartían las invitaciones entre los participantes. Pero, no nos olvidemos que es un evento que ha de mantener cierto misterio hasta el final para ser considerado exclusivo como hemos dicho antes.

Así pues, si tras participar en el sorteo recibías un e-mail de confirmación de la invitación, esto no aseguraba la entrada, sino que el aforo estaba igualmente limitado y por lo tanto había que acudir al punto de encuentro con mucha antelación para no quedarse fuera.

Cola en la Boiler Room de Barcelona

Cola en la Boiler Room de Barcelona

Yo, ya lo he dicho, he sido afortunada y no necesitaba estar con tanta antelación. Cuando llegué, la cola rodeaba el entero edificio (y hablamos de varias naves industriales). Mis amigos, quienes se presentaron a las 18:00 h, aunque el evento no empezara hasta las 19.30 h, se quedaron todos fuera.
Al entrar encontré a otro conocido y le pregunté que a qué hora había llegado él para conseguir entrar. Nada más ni nada menos que a las 17.00, dos horas y medias antes.
Aunque sintiera mucha pena por mis amigos, creo que todos los que entramos agradecimos que el aforo fuera tan limitado; aproximadamente habrían unas 200 personas.
En cuanto al lugar, eligieron el Nautic Center de Barcelona, una nave industrial situada al límite entre el puerto de Barcelona y el Hotel Vela. A mí personalmente me ha encantado la elección. Por un lado, nunca había estado allí y por ello he descubierto un nuevo rincón de la ciudad, que desde luego se aleja de las típicas discotecas o los típicos lugares a los que estamos acostumbrados cuando ocurre algún evento musical importante. Por otro lado, al mirar por las ventanas hacia fuera, parecía estar flotando en medio del mar. Imaginaros cómo pudo ser el atardecer…
Pasamos ahora a hablar de lo verdaderamente importante: la música.
El cartel estaba formado por grandes nombres exclusivamente nacionales. Entre ellos: Psyk, Coyu, Uner, Henry Saiz y Paco Osuna.
Por un lado, Paco Osuna no debió haber salido muy contento de esa sesión (que no olvidemos estaba siendo retransmitida en directo) ya que la música se le paró de repente bien tres veces. El parón duró apenas algunos segundos y la sesión continuó. Sin embargo, no debe ser muy agradable cuando sabes que estás siendo visto en streaming por millones de personas en todo el mundo.
De Psyk y Coyu no tengo mucho que añadir, pues sus sesiones no me parecieron nada especiales para un evento tan esperado, y ahora entenderéis mejor porque digo esto.
Uner, que ya había escuchado en varias ocasiones y que cuya música me gusta bastante, vino acompañado de otro hombre y su flauta. Una sesión especial para una día especial. Fue impresionante la combinación de bases electrónicas y notas de flauta transversal.
Pero al que menos conocía y el que más me cautivó de todos, fue sin duda alguna el madrileño Henry Saiz quien vino a este encuentro mejor preparado que ningún otro. No solo vino con su variedad musical, sino también acompañado por una guitarra eléctrica, platos de batería pero con base electrónica, y con vocales masculina y femenina. Fue el primero en actuar, por lo que quizás dejó el listón demasiado alto a sus compañeros que no supieron mantener al público tan atento como lo hizo él. He estado escuchando sesiones suyas y, si os gusta este género musical, no os lo podéis perder.

Espero que eventos así se repitan a menudo, y ser de nuevo tan afortunada como para poderlo contar en primera persona. Esta es una gran oportunidad para nuestros artistas nacionales, que nada tienen que envidiarle a los grandes nombres extranjeros.
Si os he dado un poquito de envidia, entonces estáis tardando en ir al canal a ver y escuchar esta increíble experiencia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies