Disclosure - Caracal
7.4Nota Final
Puntuación7.4
Puntuación de los lectores 0 Votos
0.0

Después de haber dejado el listón muy alto en su primer trabajo, Caracal nos hace echar en falta la verdadera esencia de lo que fue Disclosure en Settle. Me explico. Tras encontrar esa perfecta conexión entre el house más underground y el pop más bailable y masivo, este segundo trabajo del dúo británico no hace más que confirmarnos lo que el propio Howard Lawrence decía hace poco:

La idea equivocada es que antes éramos underground. No lo éramos; siempre hemos escrito canciones pop.

He aquí el kit de la cuestión. Cuando los hermanos Lawrence nos mostraron, a la mayoría de los que los seguimos, un atisbo de esperanza en tiempos de globalización y homogeneización de gustos, no nos estábamos dando cuenta de que la propia precocidad de ambos los hacía no terminar de definirse.

Ahí estaba la gracia, algo novedoso con tintes de diferentes épocas y estilos que podía acabar por describir un nuevo ¨estilo propio.¨ Es decir, un primer álbum en el que no nos cansábamos de escuchar sus temas más comerciales como Latch o White Noise -lanzando la carrera del mismísimo Sam Smith que hoy conocemos- al mismo tiempo que recordábamos el house más bailable con temas como Grab Her!, nos motivábamos con el bass de Tenderly o Confess To Me, nos hacía perdernos con temas como Help Me Lose My Mind -nunca mejor dicho- o con cualquiera de los buenos remix que se hicieron.

Ahora bien, Caracal justifica lo dicho anteriormente. Era el momento de decidir si seguir con lo que nos había enganchado de ellos o si dirigirse hacia el mainstream pop. Tal y como dice el propio Gay Lawrence:

Ese sonido está en todas partes ahora. Las mismas viejas líneas de bajo, los mismos viejos simples. Estamos un poco aburridos de eso. Queríamos escribir canciones con montones de cantantes, así que apenas hay instrumentales. Queríamos pulir nuestra destreza para componer. Ahora nos sentimos como si fuéramos una banda, en vez de productores que editan canciones para el club.

Es por ello que en este segundo trabajo todo parece más limpio, cuidado y medido, dejando más de lado los BPMs del garage house para seguir haciéndonos bailar con temas que conquistan a través de brillantes sonidos, pero quizá demasiado emocionales y evidentes. No dejan de ser igualmente bailables temas como Holding On, con Gregory Porter, Hourglass, con Lion Babe, o tan buenos y armónicos como Nocturnal, junto a The Weeknd, Omen, con el ya imprescindible Sam Smith, o Good Intentions, junto a Miguel.

Pero quizá se nos pueda quedar un poco corto el álbum para algunos que esperábamos disfrutar de nuevo de la esencia de un disco tan completo, novedoso y ¨distinto¨ como fue el primero, ya que temas tan buenos -para mi los mejores- como Willing and Able, en el que participa Kwabs, o Magnets, puede que nos sepan a poco. Este último con la participación de la famosísima Lorde, otro signo más de la vertiente por la que han optado continuar los hermanos Lawrence.

En definitiva, ¨Caracal¨ parece más un trabajo hecho al servicio de los invitados y de la audiencia que marcan tendencia en la actualidad, con un nivel de calidad bastante decente, en lugar de seguir conmoviendo, innovando y haciéndonos vibrar a través del garaje house que en esta ocasión brilla por su ausencia.

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies