Era el día fuerte del Primavera Sound. Era el día de buscar una posición estratégica entre los dos escenarios principales para poder vivir ambos espectáculos por igual. Era el día de Radiohead.

El escenario principal alzó el telón para dar paso a las cuatro componentes londinenses de Savages. Lo dieron todo en el escenario para transmitir el mensaje de sus canciones que se debate entre la política y el arte. Así su líder, Jehnny Beth, se tiró literalmente sobre el público para gritarlo con todo su fuerza.

Suerte tuvieron los fans de las primeras filas que sostuvieron a la cantante de rodillas sobre sus manos mientras interpretaba uno de los sencillos de la banda.

Pronto llegó el indie folk de Beirut. Calmados pero con fuerza y una orquesta a la altura. Tenían una posición estratégica pues actuaban antes que el grupo más esperado de la noche, Radiohead. Por lo que muchos aprovecharon para ver la actuación de los teloneros estadounidenses desde las pantallas del escenario que esperaba al grupazo del festival.

Eran las 22.15h de la noche y el Primavera se vino abajo. Las luces del escenario Heineken se apagaron unos segundos para que Radiohead arrancara los gritos histéricos de quienes llevaban meses esperando este momento.

Venían a presentar su último trabajo “A Moon Shaped Pool” pero no faltaron sus mejores y más conocidos hits como “Karma Police” y “No surprises” que arrancó alguna que otra lagrimilla.

Cuesta creer que en 1992 cuando lanzaron su primer sencillo Creep se convirtiera en un fracaso comercial y hoy sea una de sus canciones insignia. Casualmente ayer este tema nos hizo presenciar un momento inigualable cuando desde el escenario opuesto los fans que esperaban ansiosos a The Last Shadow Puppets corearon los estribillos de la banda al escuchar los ecos de la melodía, que cuando sonó marcó uno de los momentos de la noche.

Mientras esto pasaba, Dinosaur Jr. actuaba al otro lado del recinto. Tenían el inconveniente de coincidir en horarios con los cabezas de cartel pero eso no parecía importarle a su cantante J. Mascis que con su característica melena al viento (a mucho de nosotros nos recuerda al adorado Gandalf) regaló a sus fieles seguidores temas como “Feel the Pain”.

Alex Turner -sí, el cantante de Arctic Monkeys- y Miles Kunis son amigos que quieren pasar un buen rato haciendo música y eso se nota. The Last Shadow Puppets fue la banda más entregada de la noche. El señor Turner es un comediante que maneja a su antojo al público con hilos de títere. Y nosotros nos dejamos.

Porque la hora y media de concierto en la que pudimos disfrutar de “The Age Of The Understatement” o “Standing Next To Me” nos supo a poco. Era imposible dejar de mirarles un solo instante. El pensamiento de todos nosotros: “De mayor quiero ser como Alex Turner”.

Para muchos el dúo de pop Beach House fue el colofón final de la noche. Tocaron temas de sus tres discos y con una puesta en escena de luces unieron el firmamento de su escenario con las estrellas del cielo de Barcelona.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies