Pharrell es el músico más influyente de nuestro tiempo

Si tuviese que elegir las dos canciones que más han triunfado en lo que llevamos de década, diría que “Get Lucky” y “Happy”. Ambas de un tío, Pharrell Williams, que lleva 15 años redefiniendo el concepto de pop y contribuyendo de manera esencial a que el R&B y el Hiphop dieran el salto a la esfera mainstream internacional.

Porque Pharrell es mucho más que “Happy”. Es el responsable de éxitos como “Hollaback Girl” de Gwen Stefani; “Beautiful” de Snoop Dogg; “Hot in Herre” de Nelly; “Rock Your Body” de Justin Timberlake; “Drop It Like It’s Hot” de Snoop Dogg; “Alright” de Kendrick Lamar o “Milkshake” de Kelis.

Fue el cantante y batería de N.E.R.D, una de las bandas de hiphop más influyentes de lo que llevamos de siglo -el sonido de Tyler, The Creator da prueba de ello-.

Fue también la mitad, junto a su amigo de la infancia Chad Hugo, de The Neptunes, impulsores junto a Timbaland y Dr.Dre del cambio del hiphop del gangsta rap a su aparición en éxitos de Madonna o Britney Spears.

Todas esas etapas de su vida tuvieron su momento durante el concierto que Pharrell Williams dio ayer en el festival Les Ardentes, en Lieja (Bélgica). A eso de las 23.30 sonaron los acordes de “Lose Yourself To Dance”, otra canción en la que colaboró con Daft Punk. Luego sonaron el clásico “Frontin'” o temazos de su último álbum como “Hunter” o “Come Get It Bae”.

IMG_5130

Foto: Pedro Hernández

La gente disfrutaba pero le costaba engancharse. Hasta que entonces sonó un mix de todos esos hits que produjo para terceros y la gente se vino arriba. El propio Tyler, The Creator, que estaba en primera fila, empezó a saltar.

Lo que nadie esperaba es que de buenas a primeras, en cuanto empezó a sonar “Rock Star”, uno de sus mayores éxitos con N.E.R.D, Pharrell sacara a gente del público a darlo todo al escenario. Y menos aún que Tyler, The Creator y OG Jasper de Odd Future se metieran también en el escenario dando brincos y golpes a todo el que veía. La gente ya estaba más que enganchada.

¿Qué faltaban? Pues las dos canciones con las que Pharrell se convirtió en icono Pop. Primero la ya mítica “Get Lucky”, un descanso y luego “Happy”, acompañado de decenas de niños del público que no daban crédito a lo que estaba pasando. Pero sí, ese era Pharrell, les había subido al escenario y estaba bailando con ellos.

Consciente de la influencia que tiene en la sociedad por ser una estrella, Pharrell dedicó la última parte de su concierto a enviar, primero, un mensaje de amor, de tolerancia y de respeto a los más pequeños; y segundo, una denuncia a los abusos raciales que comete la policía en EEUU y que solo en la última semana han matado a 2 personas.

IMG_5138

Foto: Pedro Hernández

“Hay que luchar para ser libres”, dijo.  Entonces sonaron las notas de piano de “Freedom” y se lió parda  el público entró en un éxtasis final.

Sin tener la mejor voz, ni el mejor físico, el trabajo de Pharrell durante los últimos 15 años es el que más ha definido el panorama musical actual. El éxito de artistas como Chris Brown, Jason Derulo, Drake o Rihanna no sería posible sin las puertas que este hombre lleva abriendo desde el año 2000. Pharrell primero llevó el hiphop al pop y luego reconvirtió el pop en una mezcla de funky y R&B que ahora todo el mundo intenta imitar.

Porque al fin y al cabo el pop no es un género en sí, sino que engloba a lo que más se escucha. Y hoy lo que más se escucha son canciones de Pharrell, producidas por él o notoriamente influenciadas por su estilo. Es el músico más influyente de nuestro tiempo.

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies