Curso intensivo de grime

“Yo, Skepta, thank you”, dijo Kanye al terminar su actuación de “All Day” en los BRITS de 2015. A los días después, Drake también le rendía homenaje. ¿Quién era ese Skepta? De la noche a la mañana, había pasado de ser un referente del rap en UK a alguien conocido en la esfera hiphop internacional. Aprovechando que estaba en la cresta de la ola, sacó “Shutdown” y de repente el grime empezó a gustar a todo el mundo.


Sin embargo, la historia del grime (o el rap de UK) tiene por fortuna muchos más años que “Shutdown” y más nombres que Skepta. ¿Por qué te la contamos ahora? Bueno, es uno de los géneros de moda y posiblemente influencie de aquí a poco a varios artistas del pop. De hecho, Beyoncé ya bailó algunos temas del Skepta durante su concierto en Londres, mientras que otros artistas del género como Stormzy o JME -quien es hermano de Skepta- acumulan decenas de millones de visitas.

Aunque ya vas un poco mal de tiempo si es la primera vez que escuchas hablar del grime, nunca es tarde para descubrir un género tan increíble como este.

¿De dónde sale?

Es una derivación británica de la electrónica con dancehall y hiphop

Hoy el grime es básicamente el hiphop de Reino Unido, pero sus orígenes esconden un trasfondo mucho más amplio. A principios de este siglo Rapid y Dirty Danger, productores del este de Londres y afiliados al colectivo Ruff Squad, empezaron a innovar sobre la base del garage, ese estilo entre el house, el funky y el soul que tan bien han renovado los hermanos Lawrence aka Disclosure.

A esa base de sonidos electrónicos varios productores le añadieron primero componentes dancehall y luego hiphop. Esa es la base sobre la que aún hoy se sustenta el grime: ritmos de 2steps, normalmente a 140bpm, en los que se mezcla la electrónica con el dancehall y sobre los que se rapea.

Wiley fue el primero en hacer una canción propiamente catalogada como grime. Sin embargo, esta corriente comenzó a ganar atención entre 2003 y 2004 gracias a él pero sobre todo a Dizzee Rascal y a Kano. Las radios piratas como MajorFM comenzaron a hacerse eco de un estilo muy popular en las esferas underground y poco a poco medios más generalistas lo cubrían.

Pero las grandes discográficas no apostaban por un estilo aún cociéndose. La solución: do it yourself. Los artistas fueron creando colectivos que más tarde pasaron a ser discográficas, como Boy Better Know. Fundado en 2005 por Wiley y los hermanos Skepta y JME, el colectivo comenzó a ganar notoriedad vendiendo camisetas y posteriormente con los álbumes debut de JME (“Famous”, 2008) y de Skepta (“Microphone Champion”, 2009). Hoy, en 2016, tiene en sus filas al mismísimo Drake.

Sin embargo, en esos años la principal figura del género era Dizziee Rascal, especialmente tras el éxito de su tema “Bonkers”. Mención aparte merece este rapero de ascendencia nigeriana.

Mientras el resto de raperos se movía en esferas underground y la industria aún no apostaba por ellos, Rascal consiguió un contrato con XL Recordings -el sello de Adele o Radiohead- para lanzar su álbum debut, “Boy In Da Corner” (2003), que a día de hoy es considerado un clásico del grime y uno de los mejores álbumes alternativos británicos de lo que llevamos de siglo. De hecho, Rascal ganó en 2004 el premio a la Innovación de la revista NME.

¿Quiénes son sus máximos referentes?

Stormzy, Skepta, JME, Little Simz, Giggs, Wiley…

Skepta es el Messi del grime. Aunque su éxito internacional no ha llegado hasta este año el del norte de Londres lleva sacando LP’s y singles desde 2006, ya fuera en solitario o con su grupo Boy Better Know. Al igual que hizo Dizzee Rascal hace 10 años, Skepta ha sido el encargado de llevar el rap de Reino Unido a revistas y blogs de todo el mundo.

De esa ola que ha creado el éxito de Skepta se ha beneficiado Stormzy, el otro peso pesado del género en la actualidad. Con solo 22 años -aunque aparente muchos más- y sin ningún álbum de estudio, la calidad y la energía que desprenden sus singles “Know Me From” o “WickedSkengMan 4” le han llevado al estatus de estrella en su país, donde comparte plató con David Beckham, y a su aparición en varios festivales internacionales de renombre. Los yanquis lo flipan con él pese a su acento cerradísimo y su utilización de palabras propias de la jerga londinense, como “merky”.

La aparición de Skepta y Stormzy en la actuación de “All Day” de Kanye West fue clave para que su música adquiriera repercusión internacional, pero también generó muchas críticas entre los que pensaban que ambos raperos habían ejercido de poco más que de bailarines para Yeezy. Sobre esa crítica basa Stormzy su canción más famosa y a la postre el tema grime con más visitas de la historia en Youtube, “Shut Up”. Se concibió como un freestyle pero la calidad de sus rimas hizo que acabara siendo un single.

Al igual que en el hiphop estadounidense, el grime es un género dominado por hombres. Sin embargo hay una (fantástica) excepción: Little Simz. La rapera londinense rechazó irse a EEUU para formarse un nombre en su país, que ha conseguido tras el éxito de su álbum debut “A Curious Tale of Trials + Persons “. Ojo a “Wings” -Apple la cogió para un anuncio- y “Dead Body”.

¿Qué canciones son las más famosas?

Te hemos hecho una playlist en Spotify con poco más de una hora de las canciones a nuestro jucio esenciales para entender el impacto del grime.

Peeero…

La esencia del grime es underground, no las listas de éxitos. Por ello, muchas joyas las encuentras en chavales jóvenes que aún no trabajan para ninguna discográfica y que se graban los videoclips en su barrio con los colegas. A bote pronto te recomendamos “Golden Boy” de Elf Kid, un tema compuesto sobre un sample del mítico “1Thing” de Amerie; o “Queen’s Speech 4” de Lady Leshurr, una joven de Birmingham que poco a poco va ganando audiencia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies