Cuando hace dos años decidimos publicar también sobre moda en Darba Culture tenía varias dudas. Primero, sobre mi capacidad para poder hablar sobre un mundo que hasta entonces me resultaba totalmente desconocido. Poco a poco fui descubriendo que una de las virtudes del periodista es hablar con propiedad de temas de los que no eres experto.

Mis mayores recelos estaban sin embargo sobre la verdadera utilidad de formar parte de un mundillo que consideraba clasista y superficial. Y lo sigo considerando, pero con un matiz: como la sociedad en general.

El clasismo en la moda es innegable, pero reside en la marca, no en el modelo. Empresas como H&M o Zara han democratizado la industria y ahora comprar un traje, un vestido de gala o una camisa está al alcance de (casi) todos.

La división la producen las marcas y el dinero que pagas por ellas. Recuerdo un argumento que un profesor de la ESO usaba para defender el uniforme en el colegio. No recuerdo las palabras precisas pero era algo así como “así nadie alardea de su camiseta Nike al que viste ropa de Carrefour”.

En su día me sonaba un poco a excusa barata, pero hoy lo entiendo perfectamente. Parece que llevar un bolso de 3.000 euros o una camiseta con el logo de X marca da derecho a gente a decir “eh mirad, soy mejor que tú”. Ridículo, ¿verdad? Lo mismo ocurre con la forma en la que empleados en grandes empresas con altas remuneraciones puedan tratar a trabajadores sin alta cualificación, cómo el vecino del barrio prestigioso mira desde el Mercedes a quien coge el metro, o cómo el licenciado universitario mira a quien no tiene estudios.

Al ser humano le encanta creerse por encima de los demás aunque el argumentario para defender su posición dominante sea francamente estúpido y tan superficial como llevar X marca o conducir X coche. Es un virus de la sociedad que ha sido propagado por la sociedad consumista en la que vivimos, no por la industria de la moda.

Me topé hace poco con una de estas imágenes virales en Facebook que decía que estar a la moda “es renunciar a tu criterio para conseguir la falsa aceptación de una mayoría de imbéciles”. Bueno, puede que sea cierto -eliminando la asociación de mayoría con imbéciles que habrá hecho un iluminado desde una ridícula superioridad moral- o, al menos, justificable. Pero el concepto de “estar a la moda” es transversal y trasciende de la ropa. La moda es también el iPhone, Pokémon GO, viajar a Tailandia o comer productos biológicos.

Por otro lado, preocuparse por la moda no es únicamente hacerlo por las últimas tendencias -lo cual diría a partes iguales que “renuncias a tu criterio”, pero que también te preocupas por estar actualizado en la sociedad-. La moda es un concepto más amplio que abarca la imagen que proyectas a la sociedad.

Es, por ejemplo, un instrumento de reivindicación identitaria. Llevar una camiseta del Ché Guevara, de un equipo de fútbol, de tu banda favorita o con una fotografía de tu ídolo es una forma de demostrarle al mundo tu identidad sin necesidad de que nadie te pregunte.

Y no solo se reivindica con una camiseta con un eslogan directo. Los colores y los diseños dicen mucho de cada uno. Por ejemplo, nunca he visto a un diputado de Podemos acudir a un acto público en traje y corbata. Hacerlo sería dar una imagen de aliado del establishment que no ayudaría a que su mensaje calara. La camisa remangada, la coleta, el jersey o el pendiente son factores que contribuyen a generar una imagen cercana de la formación.

Los diseñadores de moda no construyen solo tendencias con sus creaciones. También tu identidad.  El libro “Why Fashion Matters” de Francis Corner comienza así: “La moda es la forma más inmediata e íntima de expresión de uno mismo. Lo que vestimos cuenta la historia de quiénes somos o de quién queremos ser”.

Y añado: lo que vistes te define, en tanto que crea la imagen que la sociedad construye de ti.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR