JAY Z ha hablado varias veces en sus canciones de su pasado como vendedor de crack. Bob Dylan, Johnny Cash, James Brown o Joaquín Sabina han hablado sin tapujos sobre su afición a las drogas. Los NWA se hicieron mundialmente famosos a grito de “Fuck The Police”.

En lo que respecta al machismo: Pimpinela, PIMPINELA, cantaban “yo le doy mi lugar, que recoja tu mesa, que lave tu ropa y todas tus miserias”. En “Hotline Bling”, Drake dice que “solías ser una buena chica, quedándote en casa” seguido de “empezaste a vestir menos ropa y a salir más”. El videoclip de “Blurred Lines” no da precisamente una buena visión de la mujer. Kanye West no duda en llamar “bitch” hasta a su propia mujer.

Los músicos no son modelos de conducta, ni debemos exigirles que lo sean. Las letras de las canciones deben expresar las emociones del cantante e intentar transmitir sensaciones a quien las oye, no ser políticamente correctas y educar sobre igualdad de género, drogas o respeto a las autoridades. Para eso están las familias, colegios y programas destinados a los jóvenes.

Creo que no estoy descubriendo la pólvora si os revelo que, OH, el reggaeton y el hiphop son géneros casi por definición machistas, en los que se ha menospreciado a la mujer desde sus comienzos y cuyos videoclips suelen basarse en tíos prepotentes junto a chicas guapas que les adoran cual faraones.

Si ya sabemos esto, ¿a qué coño viene tanto escándalo con la nueva canción de Maluma? ¿Está haciendo algo fuera de lo común en su género? No. Está hablando desde la patética postura de macho dominante que ve a la mujer como un objeto sexual, como han hecho tantos artistas a lo largo de la historia.

Ese pensamiento, pese a ser muy nocivo, está dentro de la libertad de expresión.

En “Cuatro Babys” la mujer aparece representada como alguien subordinado a lo que el hombre quiera, por supuesto, pero Maluma no incita a nadie a pegar o abusar de una mujer con sus letras. Al menos, no directamente.

No es un mensaje de odio y, por tanto, pedir que se cancele es una pataleta de alguien con una sobredosis de activismo. ¿Que la relación que él vende entre hombre y mujer puede conducir a maltrato? Sin duda, pero debemos juzgar la letra en sí, no las interpretaciones ni consecuencias que unos locos puedan hacer al respecto.

“La figura de la mujer aparece representada como un ente sin valor, ni poder de decisión, que únicamente existe para complacer las necesidades físicas de un grupo de viriles muchachotes con dinero”, dice la promotora de la iniciativa, Laura Pérez, con toda la razón del mundo. Pero se equivoca en personalizar en Maluma un comportamiento intrínseco de los géneros urbanos en general. Si esta canción debe ser prohibida, quizás habría que extender el veto al 60% de lo publicado en hiphop y reggaeton en la última década.

Dicho esto, el machismo es seguramente el problema más grave al que se enfrenta la sociedad española. La violencia de género ha matado y mata más que ETA, ISIS y Al Qaeda juntos. Una lacra que se debe combatir desde la raíz, analizando y desmontando mensajes subliminales en películas, libros y, por supuesto, también canciones. Hay que inculcar, desde pequeños, que esos comportamientos no deben ser calcados y que forman parte de relatos en su mayoría ficticios.

Pero hasta un límite. Al igual que nadie va a volverse automáticamente un asesino en serie por ver “American Psycho”, no podemos pretender vender que al escuchar una canción de Maluma, Kanye West o Don Omar un joven va a reproducir comportamientos misógenos.

Las películas clásicas de Disney fomentan estereotipos machistas, y afortunadamente se ha alertado sobre esto, pero nadie en su sano juicio pretendería que se prohibieran. Quizás lo que moleste no sea el machismo, sino que Maluma aborda de forma explícita el sexo. Y estamos ya en 2016 como para que nos escandalicemos estrepitosamente por esto.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR