VYrA0qsMdQw

Que Natos y Waor me flipan no es ningún secreto.
Que Recycled J no me dice mucho es algo que ya dejé claro hace tiempo y reivindiqué, pero puede que anunciase demasiado pronto que de esa agua no iba a beber.

Tras tener Hijos de la Ruina Vol.2 más que memorizada desde que saliese el pasado martes 13 de noviembre, puedo decir que es un álbum del que he sacado las siguientes conclusiones, en especial escuchando el tema que da nombre a este artículo:

1º – Waor, ha creado escuela en un rap nacional del que deberían aprender mucho, muchísimo. Estamos hablando de uno de los mejores escritores del momento. Agudizando el ingenio tema tras tema estoy seguro de que más de uno escucha sus temas con el movíl en mano para tuitear letras que le hagan parecer profundo.
Sin querer profundizar para no parecer pelota, Waor es a día de hoy uno de mis Mc´s preferidos, por el simple hecho de fraternizar con sus letras, tenerle un especial cariño y ser el rapero que más me representa.

2º – Ikki está a un nivel simplemente espectacular, nada que envidiar a productores yankees. Seguramente, si no estuvieses asentado en territorio nacional, sería de los productores referencia de la escena. El cameo de Edgar de The Zombie Kids no pasa desapercido para el ojo que está atento.

3º – Recyled J, lo tuyo es curioso. Haz pasado de ser un músico que toca muchos palos sin abarcar demasiado en cada uno a ser un señor que canta letras que repito a grito pelado en el coche. A mi parecer haz sido como la cerveza: Das un sorbo cuando eres niño en alguna cena familiar y te parece asquerosa, repites a los 15 y ya te parece que no está tan mala como recordabas y a los 18 no puedes vivir sin ella. He aquí mi historia con Recycled J. ¿Lo mismo le debo una disculpa por haber juzgado por la portada el libro? Lo mismo, se la suda mucho lo que opine un servidor y la borde tema tras tema. ¿Quién sabe?

 

4º…Natos

Natos

¿Habeís visto el estilo que destila este señor no?

Sumadle esto:

Estoy de lío, no me rilo.
Llórame un río, el jodido Nilo.
Te hago el vacío, te vacilo.
Me río como una hiena de tus lágrimas de cocodrilo.
En fin…
No les veo desde aquí arriba ni por el retrovisor, ya les di pira.
Así que tira, tira, aquí no tienes cabida.
Esto es otra liga: Hijos de la ruina.
Escúchame biatch, (digo, vida mía), conoces de sobra mi estilo de vida.
Sabes que te quiero, pero soy un bala perdida y que me muero por llamarte pero hay que cerrar la herida.
Entrando a un hotel de madrugada a desahogar sin saber ni la ciudad de la drogada.
¿Ves muchas ganas de dialogar reflejadas en mi cara?
Ahora, fóllame como si te pagara.

Ahora imaginadlo con la voz rasgada de la parte más canalla de Natos y Waor y tendréis una de las estrofas más celebres de los últimos meses.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR