What a time to be alive. Una de las misas del pasado mayo en la St. John’s Apostle Catholic Church de Bloomington, Indiana (EEUU) se fue de las manos. Uno de los parroquianos, de 74 años, ha sido ahora detenido por la Policía, acusado de haber dado galletas con THC -el principal compuesto psicoactivo del cannabis- a sus compañeros de la parroquia.

Brian Jones -así se llama nuestro héroe- fue detenido en conexión con una investigación que comenzó el pasado año, cuando varios miembros de la iglesia de Bloomington tuvieron que ir a Urgencias quejándose de “efectos adversos” producidos por unas galletas que Jones repartió en la misa de las 9.15, informó el diario local Indy Star.

Los parroquianos declararon que las galletas estaban “más saladas de lo normal”. Las seis personas que la probaron, de edades comprendidas entre 12 y 70 años, dieron positivo por cannabis.

Jones al principio confesó que las galletas eran suyas, pero que no había incluido ninguna sustancia ilegal.

Sin embargo, tras obtener una orden para registrar su propiedad, la Policía encontró una sustancia aceitosa que más tarde dio positivo por marihuana.

El acusado se entregó y ahora se enfrenta a cargos de posesión de aceite de marihuana.

“Rezamos por todos los implicados”, declaró el sacerdote, Daniel Mahan. “Rezamos también por Mr. Jones y porque haya justicia con piedad”.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies