“Alive” de Daft Punk: la gira que creó el EDM

2005. “Human After All”, el tercer álbum de Daft Punk, no había triunfado tanto como los dos anteriores. La crítica y algunos sectores de sus seguidores echaban en falta una reinvención musical más notable y, sobre todo, un producto algo más elaborado que 10 canciones compuestas en mes y poco, tal y como confesó el dúo francés.

Los iconos de la innovación musical durante los 90’s y primeros años del nuevo milenio estaban estancados. Al otro lado del Atlántico, en Indio (California), un festival llamado Coachella comienza a ganarse un nombre en la escena mundial gracias a su (muy bien) seleccionada lista de artistas.

Tal y como cuenta el antiguo manager de Daft Punk, Pedro Winter, el festival quería dar un salto de calidad trayendo a los franceses, quienes sin embargo rechazaron ofertas de 200.000 y 250.000 dólares por el show, argumentando que ellos no daban conciertos.

En 2006 cambiaron de parecer. Los artistas vieron en Coachella una oportunidad para recuperar el estatus de pioneros que se había difuminado levemente con “Human After All”. Tras firmar por 300.000 dólares y pedir una gran parte de esa cantidad por adelantado -para sufragar gastos de producción-, el dúo compuesto por Thomas Bangalter y Guy-Manuel de Homem-Christo empezó a trabajar en secreto la actuación.

Ni su círculo más cercano sabía qué tramaban estos dos. Crearon una pirámide gigante iluminada por luces LED, tantas que hizo falta llamar a todos los proveedores de Estados Unidos, y un set compuesto por versiones y mezclas de sus temas más conocidos tanto de “Homework” (1997) como “Discovery” (2001).

El 1 de mayo de 2006, ante 40.000 personas en un espacio para 10.000, tuvo lugar un concierto que acabaría cambiando la música electrónica. La mezcla de luces con versiones optimizadas para el directo llevó a la audiencia a un nivel superior.

 

Daft Punk Coachella May 2006 from Paracelso Zeppelin on Vimeo.

Tanto que fue el primer concierto en el que de forma masiva los asistentes sacaron sus móviles para grabar lo que estaba pasando, llamar a amigos o mandar sms estilo “lo que te estás perdiendo”.

Nadie había visto nada como eso antes, nadie había visto ese nivel de producción. Todos los que estaban allí, mandaban mensajes a otros diciendo: ¡Te lo estás perdiendo! Esto es lo mejor que he visto jamás. ¡Te estás perdiendo el mejor show de la historia!”, dice el periodista musical Michelangelo Matos en el documental Daft Punk: Unchained.

Que entre los asistentes figuraran muchas estrellas de todos los géneros hizo que el concepto que presentó Daft Punk, que podría resumirse en la mesa de platos como eje del escenario, luces coordinadas con la música y remixes con un drop fuerte, inspirara un montón de giras posteriores.

“La pirámide y cómo mezclaban las canciones me fliparon y me abrieron las puertas a cómo crear conciertos y reinterpretar canciones en directo”.- Skrillex

Pero antes de que a la esfera pop le diera tiempo de trasladar esa estética al Top 40, los propios Daft Punk la exportaron en su tour “Alive”. 20 conciertos en Europa, 14 en Norteamérica, 5 en Asia e incluso 4 en Latinoamérica consiguieron que esa pieza única y revolucionaria llegara a todo el mundo desde su fuente original.

El espectáculo, descrito como “memorable”, “incomparable” o “ensordecedor” por The Times, influenció notablemente el estilo de artistas que cinco años después acabarían siendo iconos del movimiento global conocido como “Electronic Dance Music” o EDM.

Uno de ellos es Skrillex. El DJ consiguió entrar a un concierto de Daft Punk en Los Ángeles comprando una entrada en reventa y afirma que el show “cambió su vida”. “La pirámide y cómo mezclaban las canciones me fliparon y me abrieron las puertas a cómo crear conciertos y reinterpretar canciones en directo”.

El concepto de “Alive” influenció no solo a Skrillex, sino también en la forma de concebir los sets que tienen Diplo, Martin Garrix, Swedish House Mafia, David Guetta -quien solía pinchar con ellos en el París de principios de los 90’s- o Deadmau5. Poner muchas canciones sin dejar ni un segundo de silencio entre ellas, dar importancia esencial al bass drop y jugar con las luces a compás de las melodías.

Lo que hoy vemos en Tomorrowland es una versión comercializada, optimizada para unos y descafeinada para otros, de lo que los franceses hicieron en Alive.

Por cierto, hay rumores de que Daft Punk harán un nuevo tour este verano. Sea verdad o no, no esperes algo remotamente cercano a lo que entendemos por EDM. Hace tiempo que el dúo viró hacia sonidos más funk -su último álbum “Random Access Memories”- o incluso R&B -colaboraciones con The Weeknd y Pharrell-.

Los artistas explicaron en una entrevista a NME que, de hecho, “no escuchamos mucha electrónica”. “No escucharía a Deadmau5 por placer. A Skrillex sin embargo le tenemos mucho respeto. Él dijo que vio nuestro show en vivo con la pirámide en 2007 y que le hizo querer hacer música, pero parece que no está copiando nuestra fórmula. Él puede ser el chico que rompa el ciclo, pero no escuchamos mucha música electrónica. Nunca lo hicimos”, afirma Thomas Bangalter.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies