Motor Circus, el festival para moteros y melómanos

Motor Circus Festival x Darba Culture (Photo by Estefanía Pérez)Motor Circus Festival x Darba Culture (Photo by Estefanía Pérez)Motor Circus Festival x Darba Culture (Photo by Estefanía Pérez)Motor Circus Festival x Darba Culture (Photo by Estefanía Pérez)Motor Circus Festival x Darba Culture (Photo by Estefanía Pérez)Motor Circus Festival x Darba Culture (Photo by Estefanía Pérez)Motor Circus Festival x Darba Culture (Photo by Estefanía Pérez)Motor Circus Festival x Darba Culture (Photo by Estefanía Pérez)Motor Circus Festival x Darba Culture (Photo by Estefanía Pérez)Motor Circus Festival x Darba Culture (Photo by Estefanía Pérez)Motor Circus Festival x Darba Culture (Photo by Estefanía Pérez)Motor Circus Festival x Darba Culture (Photo by Estefanía Pérez)Motor Circus Festival x Darba Culture (Photo by Estefanía Pérez)Motor Circus Festival x Darba Culture (Photo by Estefanía Pérez)Motor Circus Festival x Darba Culture (Photo by Estefanía Pérez)Motor Circus Festival x Darba Culture (Photo by Estefanía Pérez)Motor Circus Festival x Darba Culture (Photo by Estefanía Pérez)Motor Circus Festival x Darba Culture (Photo by Estefanía Pérez)Motor Circus Festival x Darba Culture (Photo by Estefanía Pérez)Motor Circus Festival x Darba Culture (Photo by Estefanía Pérez)Motor Circus Festival x Darba Culture (Photo by Estefanía Pérez)Motor Circus Festival x Darba Culture (Photo by Estefanía Pérez)Motor Circus Festival x Darba Culture (Photo by Estefanía Pérez)Motor Circus Festival x Darba Culture (Photo by Estefanía Pérez)Motor Circus Festival x Darba Culture (Photo by Estefanía Pérez)
Redactor: Nacho Romero
Fotografía: Estefanía Pérez (@estef.perez)

 

 

Nada más llegar al Puerto de Santa María ya puedes darte cuenta de que esto es algo más que un festival al uso. Y es que el Motor Circus Festival no solo se celebra en un enclave privilegiado de sol y arena blanca, sino que además coincide con la competición del Gran Premio de Jerez lo que nos trae olor a gasolina petardeos infernales de motos deportivas cortando encendido y  humo de neumáticos quemando goma en cada esquina.

El entorno del festival es lo que más nos llamó la atención al pisar la pista, con un bendito césped despejado, fresco y sin calvas para poder escuchar a tus grupos favoritos tendidos al solecito. Distintos puestos de comida muy variados y tres barras gigantes que estuvieron surtiendo cerveza toda la noche y donde no recuerdo haber hecho cola ni una sola vez en todo el tiempo que estuvimos allí, lo que, por otro lado, te hace beber con mayor felicidad y velocidad. Además, en uno de los lados podíamos admirar una colección de preciosas motos clásicas de estilo café racer entre otros. De fondo sonaba el rock descarnado de Los Zigarros y mi sonrisa comenzó a dibujarse de oreja a oreja y ya no se borró de mi cara en todo el día.

Motor Circus Festival x Darba Culture (Photo by Estefanía Pérez)

Al comienzo del festival, los chicos de Los Zigarros se mostraron algo comedidos por la falta de público que aún quedaba por venir, pero eso no les cortará a la hora de brillar con un “sonidazo bailongo” para todos los asistentes.

Ya con la cosa un poco más animada llegaron Love of Lesbian, una banda que hemos podido ver últimamente tocando en salas cerradas más pequeñas y recogidas, lo cual les hizo desmerecer un poco dentro de un espacio tan amplio y con una pista que aún faltaba por llenar. Aunque la gente solo parecía moverse con sus temas más moviditos, se lucieron una vez más con esas melodías y letras tan originales y valiosas para los amantes del indie-rock.

Motor Circus no deja que pares de bailar ni un momento y entre concierto y concierto los chicos de Rock Nights nos hicieron literalmente vibrar con los mejores temas del rock de todos los tiempos. La gente estaba flipando tanto que creo que nunca había visto a tanta “air guitar” en mi vida.

Pero después del calentamiento llegó por fin el momento que todos esperábamos: el señor Iggy Pop salió a escena. Como siempre hace desde que el mundo es mundo, sin camiseta enseñando la peineta a todos y regando con escupitajos todo el escenario. “La Iguana” más famosa del rock estaba ante nosotros con 70 palazos y con una energía y actitud que muchos zagales de 20 querrían para ellos. Voz grave y contundente y músicazos excepcionales nos recordaron lo que es un buen guitarreo y una buena figura de bajo como muy pocos habían escuchado en un directo. Todos cantamos a la vez estribillos como el de Lust for Life o The Passenger, pero además alucinamos con el resto de las canciones del set de este femómeno de la naturaleza.

Motor Circus Festival x Darba Culture (Photo by Estefanía Pérez)

Los chicos de Crystal Fighters eran los siguientes, con una performance increíble transformaron el escenario en una selva salvaje llena de color. Sus melodías pegadizas y golpes de sintetizador hicieron votar a los más jóvenes del lugar que coreaban sus canciones como si no hubiera un mañana.

Después del concierto les tocó el turno de enloquecer al público motero, con una exhibición de saltos por cuenta de los chicos de Red Bull. Las motos de cross rugieron pegando saltos y piruetas por encima de nuestras cabezas, y de nuestras caras de gilipollas gritando… ¡¡Ooooooooooh! Mientras conteníamos la respiración.

Y el rugido de las motos se mezcló casi sin darnos cuenta con el rugido eléctrico de Fatboy Slim. Junto al británico, el festival explotó en un pandemónium de bailes locos, botes y coros de sus temas más famosos. Los rayos láser y el color inundaron al personal y desde el motero más barrigón hasta el ama de casa con rulos y batín pegaron botes juntos hasta el amanecer. A sus 53 tacos, Fatboy sigue siendo una referencia a nivel mundial y, a nuestro parecer, uno de los mejores productores de Europa.

Para terminar, tengo que decir que si te perdiste este festival has cometido un fallo imperdonable, que tendrás que enmendar el año que viene. No me pillo los dedos si te digo que en cuanto salgan las entradas a la venta más vale que te apresures a pillarlas porque no solo estoy seguro de que las confirmaciones no van a defraudar, sino que además puedo predecir que vas a flipar solo por vivir el ambiente, disfrutando de una excelente organización que hará que te merezca la pena sentirse motero solo por un día.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies