No tío, votar no es siempre bueno

Estés a favor o en contra de la independencia de Cataluña hay una opinión bastante extendida: que hay que votar. Que para un signo u otro, la gente debe decidir su destino. Que si no, no estamos en democracia.

En definitiva, que el hecho de votar va antes de lo que se vota. Pero tío, imaginad que alguien propone llevar a votación…qué sé yo, la restauración de la pena de muerte o la ilegalización del matrimonio homosexual. ¿Aceptaríamos votar también? ¿O quizás, antes que votar, habría que plantearse si lo que se lleva a referéndum es legal?

Yendo más allá, quizás tendríamos que plantearnos si es verdaderamente positivo que las decisiones se tomen en función de lo que dicte la mayoría. Básicamente, porque estamos en un país que vota al PP, QUE VOTA AL PP,  y en una época donde un psicópata narcisista es el presidente de EEUU.

¿De verdad queremos dar más poder a un pueblo que ya ha demostrado que no sabe lo que vota?

Supongo que la democracia es la forma de gobierno más justa si se da por sentado que el votante toma su decisión, sea la que sea, en base a argumentos racionales y contrastados. Que el voto vaya a quien favorezca sus intereses, claro, pero al que de verdad lo haga.

Pero tío, sabemos perfectamente que no es así. La gente no vota en función a argumentos racionales o ni siquiera mirando su propio interés, sino a partir de lo que otro le dice. En resumen, que hay unos pocos que piensan por los demás y marcan finalmente el resultado de un referéndum.

Que esto no es algo que yo me esté inventando, joder, que solo en España hay miles de obreros que votan a la derecha y otros tantos hijos de andaluces que quieren independizarse de España.

Y mirando hacia la actualidad, la gran masa de independentistas catalanes quiere irse porque está en contra de España, no porque crea que les va a ir mejor solos.

Porque, hermano, ¿¿ALGUIEN HA DICHO QUÉ PLANEA HACER EN CASO DE QUE DE VERDAD SE INDEPENDICEN??

No, porque no les hace falta. Simplemente convencen a la gente de que hay que irse porque lo que tienen ahora es malo. Lo que venga después no importa.

Tenemos a la “democracia” y especialmente al sufragio universal como principios de convivencia indiscutibles, la puta panacea, pero puede ser que vaya siendo hora de plantearse alternativas a la hora de tomar decisiones.

Leí hace un tiempo en El País -no encuentro el link- una entrevista a un autor norteamericano que proponía alternativas al sufragio universal. Que la gente que pueda votar tenga que pasar exámenes, por ejemplo.

Y añado: votar debería dejar de ser un derecho para todos y convertirse en un deber para quien tenga la formación suficiente como para tomar decisiones fundamentadasVivir en epistocracia. 

Cada uno tiene que saber dónde está su lugar. ¿Te atreverías a dictaminar si a un paciente le conviene más ser intervenido o no? No, y no te hace ser inferior a nadie.

Pues igual deberíamos plantearnos si delegar en (toda) la gente decisiones como la independencia de un Estado, pertenecer a la UE o ser rescatados financieramente.

¿Que esta forma de convivencia tendría sus defectos? Claro. Pero no es cuestión de buscar algo perfecto -porque nunca lo habrá- sino de comparar ventajas y desventajas de los modelos que se proponen.

Y viendo el panorama, creo que el sufragio universal está frenando el avance político y social.

“La democracia está sobrevalorada”, decía Francis Underwood. O en palabras de Robe Iniesta,lo malo de la democracia es que todo el mundo puede votar”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies