En “Adromicfms 4”, Yung Beef lleva el trap español a nuevos sonidos

Yung Beef – "Adromicfms 4"
Un álbum personal y honestoVarios experimentos con nuevos géneros
Demasiado autotune
4.0Nota Final
Letras
Musicalidad
Concepto
Puntuación de los lectores 7 Votos

“Adromicfms 4” es un trabajo heterogéneo, compacto y oscuro en el que Yung Beef no solo se reafirma como icono del trap español, sino que aspira a llevar hacia nuevos sonidos a toda esta corriente que empezaron él y sus socios de PXXR GVNG.

Hoy en día hablar de este fenómeno del trap en España es hacerlo de un fenómeno de masas sobre ostentación, dinero, joyas, ropa cara y mujeres. Pero hace cinco años, el trap era música barriobajera en la que se hablaba de trapicheos y aspiraciones a subir a otra clase social.

En ambos momentos la voz cantante la ha llevado Yung Beef (o Fernando Gálvez, Granada, 1990) y su colectivo, PXXR GVNG. Lo que hace 4 años era un fenómeno que levantaba ampollas entre los puristas del hiphop hoy es la influencia principal de casi todo lo nuevo que sale.

Resultado de imagen de yung beef infierno

Yung Beef ya lo avisó -“son después de PXXR GVNG, rapeaba en 2X14DPG”, pero no se ha conformado con decir -y estaría en su derecho- que con él empezó todo. De hecho, el granadino quiere abrir el género hacia nuevos sonidos.

Y en “Adromicfms 4” -estilizado A.D.R.O.M.I.C.F.M.S 4- prueba con varios géneros. Reggaeton, electrónica, flamenco, hiphop de los 90 o hasta el makineo de Camela.

Un álbum en el que no hay una identidad definida, sino que el rapero se muestra por momentos agresivo y por otros vulnerable. Al fin y al cabo todos tenemos emociones contrapuestas, y al abordar sentimientos tan opuestos Yung Beef ha creado un trabajo personal y honesto con el que nos podemos identificar todos. 

Como ya hiciera Young Thug en “JEFFERY”, Yung Beef ha nombrado algunas de las canciones como los artistas o lugares que le inspiraron a hacerlo. De esta forma, “Rosalia” es un homenaje a la joven cantaora en el que habla de la muerte, un tema que ella suele abordar, sobre una melodía de guitarra.

Resultado de imagen de yung beef 2018

Pero “Infierno”, canción que menciona a su fiesta de los jueves en Malasaña, es puro reggaeton y fiesta, en la línea de lo que viene haciendo Kaydy Cain. “Balenciaga” es pura ostentación y moda urbana, pero “Daniela Bregoli” -la chica del meme “Cash me ousside”- va sobre sexo y amor.

Hay también espacio para el Yung Beef más transgresor y agresivo, ese que no duda en decirle a Andrea Levy (PP) que le gustaría dispararla. “Shootin X Provation” habla de barrio, libertad condicional y cárcel, al estilo 21 Savage.

Pero sorprendentemente, la cima del álbum la encontramos en un beat influenciado en el hiphop de los 90’s, esa corriente que tanto critica a lo nuevo. “Lonely”, producida por Steve Lean, es una balada oscura que recuerda a “Ghetto Gospel” de 2Pac y que seguramente se convierta en himno de toda la nueva corriente emo dentro del hiphop, que hasta ahora escuchaba a Lil Peep pero que echaba en falta a alguien de casa. Y en esa línea está “EFFY”, otro tema romántico que se mueve en influencias Soul noventeras.

 

El trap ha pasado de voz de barrio y de sacar pecho por la humildad a un fenómeno que, al mismo tiempo que es consumista e individualista, también es la voz de una juventud emocional preocupada por clichés sociales que les impiden mostrarse como son y por la falta de garantías de un futuro mejor.

En todas esas corrientes, que no por ser contradictorias hacen a uno hipócrita -todos tenemos esas sensaciones contrapuestas-, Yung Beef ha sido (y es) la voz de los jóvenes españoles. Y después de este álbum, todo hace indicar que su fama no es producto de una moda y que aún tenemos trap para rato.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies